| | |
| | |
Tests | Inteligencia Emocional | Artículos | Materias
La página en español con mayor contenido sobre Aprendizaje y Técnicas de Estudio 

Técnicas-de-Estudio.org
La Web


"Lo fundamental de todo proceso pedagógico es el aprendizaje y no
la enseñanza. Es el aprendizaje
del estudiante y su participación el logro deseado."
(Unesco, 1995)




exito

www.inteligencia-exitosa.org
 
 
 
 
 
 

 

 

 
 

 

Cómo Triunfar en los Exámenes
EXAMENES

PREPARARTE EN VÍSPERAS DEL EXAMEN

Aunque el mejor momento para pensar en prepararse para sus exámenes es el primer día del curso, la mayoría de los estudiantes probablemente empezará a preocuparse seriamente de la realidad de los exámenes que se avecinan entre las cuatro y seis semanas anteriores a que comience el período de exámenes.

Podrás ver el horario de los exámenes en el tablero de anuncios o los profesores mencionarán los temarios que están preparando para los exámenes. Con independencia de cuál sea el estímulo, es probable que reacciones rápidamente y te pongas a contar el número de semanas, de días o (no lo quiera Dios) de horas que faltan para que empiecen los exámenes. Si eres uno de esos estudiantes que lo has dejado todo para que la providencia haga milagros, deberías dedicar unos cuantos ratos a la oración fervorosa, porque vax a necesitar todos los focos de ayuda que pueda conseguir.

Para los estudiantes con experiencia, esas semanas, días y horas finales son momentos significativos. Tal vez puedas reconocer algunos de tus comportamientos habituales entre los siguientes:

Tu forma de vida, generalmente tranquila, se acelera vertiginosamente y encuentras que tiene dificultades para sentarte tranquilamente a estudiar.
Experimentas una pronunciada aceleración de tu ritmo cardíaco y respiratorio.
Cada vez que tu vista tropieza con el rimero de apuntes y otros materiales de estudio que necesitas repasar, empiezas a sentir que tu cerebro se ha convertido en una masa de fideos cocidos.
El tiempo pasa rápido y se produce el pánico.
Pasas precipitadamente de una asignatura a otra sin adquirir una comprensión clara y firme de ningún tema.
Tus amigos te han aconsejado que te pongas a empollar como un loco, pero te das cuenta de que no sabes por dónde empezar y qué temas sacrificar.
Te das cuenta de que tus amigos siempre parecen estar más seguros y mejor organizados en la mañana del examen.
— F
recuentemente entras en la sala de exámenes con una actitud negativa.
 

Si has tenido ya algunas experiencias con los exámenes, varios de los puntos que acabamos de enunciar probablemente te resultarán familiares. Cuando piensas en el período de repaso antes de los exámenes, realmente te estás enfrentando a la cuestión de cómo utilizar de la manera más provechosa el tiempo que te queda. Digamos que tienes seis semanas antes de acudir a los exámenes. Este tiempo va a pasar a toda velocidad, por lo que es imperativo poner su repaso a toda marcha, tan deprisa como sea posible. Existen varios métodos de tiempos y organización que deberías utilizar para que puedas obtener el mayor provecho de tu tiempo de estudio.

Rompe la barrera del tiempo
Primero organiza tu repaso en varios y diferentes planes de tiempo. Es decir, prepara un plan de estudios semanal para cada una de las últimas semanas, un plan diario para cada uno de los días y finalmente un plan de la sesión de estudios que vas a hacer en las horas inmediatamente siguientes. Con estos tres planes de tiempo, podrás observar cómo progresas cada día con relación a la tarea total. Cada hora cuenta, una rápida mirada a tu actual «plan de batalla» reforzará la necesidad de tener tu mente centrada en la tarea y continuar adelante con tu repaso.

El segundo paso es dividir el tiempo disponible entre tus tareas de estudio. Digamos, por ejemplo, que tienes que preparar cuatro exámenes de la misma importancia y que quieres mirar tus apuntes y otros materiales de cada asignatura unas cinco veces durante las seis próximas semanas. En una ficha, pon seis columnas verticales, una para cada semana. En el margen de la izquierda pon verticalmente las cuatro asignaturas que vas a repasar. Traza una flecha para cada asignatura a lo largo de las columnas de las semanas para marcar dónde planeas haber acabado el primer repaso de sus apuntes.

Los objetivos dependerán de la cantidad de materia que tengas que cubrir y la dificultad de la asignatura. Cuenta con que el primer repaso llevará mucho más tiempo que los otros. La quinta y la sexta vuelta a sus apuntes podrías necesitar solamente una hora o así, tal vez en la misma mañana del examen.

Una inspección de la ficha muestra que existen considerables diferencias entre las asignaturas respecto a la cantidad de tiempo necesaria para el primer repaso de los apuntes. Como se ha reseñado anteriormente, el tiempo de repaso variará de acuerdo con la complejidad de la materia, la cantidad de interés que el estudiante tenga en esa asignatura y, desde luego, de la cantidad de tiempo que quede para el repaso. La característica importante del sistema de ficha es que reservas el suficiente tiempo para el primer repaso de las asignaturas difíciles mientras todavía tienes suficiente tiempo para mirar tus apuntes de las otras asignaturas. El tiempo es ciertamente limitado y tendrás que ser muy cuidadoso acerca de cómo lo utiliza. Recuerda, el principal objetivo es leer los apuntes varias veces (hasta cinco para mayor confianza) antes de que entres en la sala de exámenes.

Una vez que hayas organizado los períodos de tiempo para tu primer repaso, es esencial determinar sus objetivos para cada asignatura. Para hacerte una idea lo más exacta posible de cada asignatura consulta el programa de estudios, si lo hubiera. De este modo podrías hacer una lista de las principales áreas de interés o importancia en cada una de las asignaturas. Si no dispones de un programa de estudios, ni puedes conseguirlo inmediatamente, echa una ojeada a tus apuntes y divídalos en secciones lógicas.

Estas divisiones seccionales pueden funcionar como sub-objetivos hacia los que puedes enfocar tus estudios diarios. Es muy importante que sepas lo que intentas hacer, y cuánto tiempo esperas dedicar a cada tarea, cada vez. En otras palabras, tu trabajo diario debería ser específico en lo que concierne a tareas y tiempos. Si te pones a trabajar con el objetivo genérico de «repasar un poco», te robas a ti mismo/a un valioso incentivo —la sensación de logro cuando tienes éxito en alcanzar tu objetivo específico. Adicionalmente, el objetivo nada específico de «repasar un poco» te permite aflojar en sus esfuerzos. A los primeros síntomas de cansancio cederás a la inclinación de dejarlo para el próximo día, aunque hayas hecho muy poco.

Casi todos los estudiantes saben cuándo están funcionando al máximo de eficacia. Hay personas que prefieren trabajar por la mañana mientras que otros se dan cuenta de que son más eficientes por la noche o por la tarde. Dado que probablemente vas a estudiar a cualquier hora disponible en estas semanas anteriores a los exámenes, te convendrá determinar qué asignaturas vas a estudiar en tus horas altas y cuáles en tus horas bajas. En vez de planearlo con mucha antelación, dedica algo de tiempo al principio de cada día a planificar tu jornada de trabajo. Tu disposición de ánimo ese día puede ser un factor que afecte a tu eficiencia en los estudios. Si te sientes decaído, piensa en comenzar con una asignatura de mucho interés para que te ponga en marcha. Cuando hayas adquirido algo de inercia, céntrate en una de tus asignaturas de menos interés. Sé flexible y adaptable, pero mantén el proceso de repaso en constante progreso. El tiempo continúa pasando y el examen cada vez está más cercano, por minutos.

Si tu tiempo es muy limitado, por ejemplo cinco días, necesita evitar toda pérdida de tiempo y dedicar todo aquél de que disponga a los temas en los que puedas conseguir más puntos. Es decir, concentrarte en aprender bien el material que es importante para el curso y que no sea difícil de aprender. Probablemente tendrás que desentenderte del material y los temas difíciles que necesiten un tiempo considerable para aprenderlos y entenderlos. Tratar de aprender un concepto muy complejo cuando podía estar consolidando material más sencillo es una pérdida de puntos. Pregúntate a ti mismo/a dónde es más probable que consigas más puntos y concentra allí tus esfuerzos. Cuando el tiempo es escaso debes ser rígidamente selectivo en lo que haces.

En resumen, el tiempo puede ser la influencia que más presión ejerza en estas últimas semanas, lamentablemente escasas. No te agobies por los días y las horas que pasan como exhalaciones: haz que el tiempo trabaje para ti.

Ten un plan de acción para cada semana, día y hora.
Estructura tu repaso de manera que cada sección tenga una tarea y un tiempo específicos: sabes específicamente lo que tienes que hacer en la cantidad de tiempo establecida.
Utiliza los períodos altos y bajos de tu jornada de estudio para adquirir y mantener inercia.

"EMPOLLAR" A ÚLTIMA HORA


Director del Portal:
Abel Cortese
---------------------------
Capacitación y entrenamiento gratuitos
Para estudiantes, docentes,
ejecutivos y profesionales


Más de 1000 páginas
Artículos, cursos, técnicas,
tutoriales, ejercicios, materias


Para todos los países
de habla española

* Dominar herramientas 
eficaces para estudiar.
*
Eliminar toda dificultad 
en el aprendizaje.
*
Ahorrar tiempo para dedicarlo a otras actividades personales o aprender más cosas en el mismo período.
*
Recibirse en un tiempo 
menor al pensado.
*
Contar con nuevos métodos
de trabajo intelectual.
*
Desarrollar habilidades emocionales.


Cómo
aprovechar
este sitio







 
 
 
smpc
 

ARTÍCULOS

Habilidades Sociales,
Comunicación efectiva,
Educación de
las emociones;
Coeficiente de éxito
Autoestima

 



 
 
 
 

EL SER HUMANO QUE ESTUDIA Y DESARROLLA SUS APTITUDES INTELECTUALES Y EMOCIONALES, TIENE MÁS POSIBILIDADES DE PROGRESO EN LA VIDA,
Y OBVIAMENTE HABRÁ DE SENTIRSE MEJOR CONSIGO MISMO.

Contacto


Técnicas | Memoria | Comunicación | Lectura Veloz | Inteligencia | Investigación | Comprensión de textos | Vocabulario