| | |
| | |
Tests | Inteligencia Emocional | Artículos | Materias
La página en español con mayor contenido sobre Aprendizaje y Técnicas de Estudio 

Técnicas-de-Estudio.org
La Web


"Lo fundamental de todo proceso pedagógico es el aprendizaje y no
la enseñanza. Es el aprendizaje
del estudiante y su participación el logro deseado."
(Unesco, 1995)




exito

www.inteligencia-exitosa.org
 
 
 
 
 
 

 

 

 
 

 

Cómo Triunfar en los Exámenes
EXAMENES

RECITAR LO LEÍDO

La segunda de las cuatro etapas es recitar. Habiendo leído una parte de tus apuntes y habiendo hecho las correcciones y alteraciones necesarias, deja de mirarlas y trata de decir en alto los puntos más importantes. Si no puedes recitar estos puntos, vuelve atrás y lee de nuevo los apuntes. Durante el proceso de recitar, trata de utilizar ejemplos, gráficos y cuadros que te ayuden a refrescar tu memoria. Cualquier cosa que puedas utilizar para recordar tus apuntes, puedes y debes ser utilizada.

Avanzar sistemáticamente a lo largo de los apuntes y estrujarte la mente para recordar la materia nueva es un trabajo muy arduo. Sé consciente de que tu mente se puede cansar, y que tu eficiencia puede disminuir. Haz frecuentes pero cortas pausas para permitir que tu mente descanse. Levantarse y estirar y encoger tus brazos y piernas durante un minuto puede ayudar. Después de dos o tres horas estudiando, interrumpidas por varias pausas breves, seguramente necesitarás tomarte un descanso de media hora antes de seguir. El punto crítico a tener en cuenta cuando se toma un  descanso es la disciplina. Un descanso de un minuto o dos puede ser fácilmente ampliado a treinta minutos e incluso una hora. ¡Ten cuidado!

Escribir lo recitado
La tercera etapa es escribir. Una vez que hayas leído tus apuntes y hayas recitado mentalmente los puntos más importantes, la prueba de fuego de si has comprendido o no el material es escribir los puntos principales en un papel. Si no puedes escribir los puntos adecuadamente, es señal de que no sabes la materia lo suficientemente bien. Cuando lo escribas no necesitas ser exhaustivo. Es decir, no trates de reproducir lo que has aprendido palabra por palabra. Utiliza abreviaciones, las primeras letras de la palabra o cualquier otro tipo de taquigrafía que te venga a la cabeza. Además de ponerte a prueba ti mismo/a, el proceso real de escribirlo es una aplicación física del material aprendido. De cuantas más maneras puedas utilizar la información que estás aprendiendo, de tantas más probabilidades dispondrás luego para poder recordarla.

Repetición, repetición...
La etapa final de las cuatro es la repetición. Aunque pueda parecer desalentador, probablemente necesitarás leer los apuntes cinco veces, o más. El número dependerá de la dificultad de la materia, de tu interés y motivación, y desde luego, de la cantidad de tiempo disponible antes de que comiencen los exámenes.

Cuando el tiempo es corto, los futuros examinandos han optado por la tradicional práctica estudiantil de «empollar a toda pastilla». Sí, meterse a la fuerza información en la cabeza los días o las horas anteriores a los exámenes puede ser, algunas veces, una ayuda para el estudiante mal preparado. Sin embargo, se ha comprobado que empollar es un mal substituto del aprendizaje espaciado o de aprender sobre una base sistemática y a largo plazo.

Los examinandos que lo fían todo al empolle de última hora corren el peligro de la confusión durante los exámenes, y también es poco probable que consigan una retención significativa del material a largo plazo. La gente que se ha dedicado a empollar a lo loco también es vulnerable a una gran inquietud o incluso pánico si las preguntas del examen se formulan de una forma imprevista o desusada.

Los futuros examinandos harán bien en dedicar suficiente tiempo todas y cada una de las semanas del curso a revisar apuntes de clase de manera que el proceso de aprendizaje comience pronto y no tarde.

Según vayas leyendo tus apuntes, te darás cuenta de que la tarea se va haciendo más fácil. En la quinta o sexta jornada, te sentirás mucho más satisfecho/a y motivado/a, ya que te habrás demostrado a ti mismo/a que tienes un conocimiento razonable de la materia. Cuanta más sensación de confianza te acompañe al examen, mejor será el resultado.
 

Métodos de memorización
Memorizar, tal como se sugiere con anterioridad, es un trabajo arduo. La forma en que abordes la tarea puede depender del tipo de materia que tengas que aprender. Existen varias estrategias diferentes que podrías emplear, cada una orientada de algún modo hacia los diferentes tipos de contenido.

Aprendizaje conjunto y por partes
Existen algunas tareas de aprendizaje que se llevan a cabo con mayor eficacia si se acomete el trabajo de aprender el material en su conjunto en vez de hacerlo por partes. Por ejemplo, cuando se trata de memorizar un poema o un diálogo de una obra, generalmente es mejor leer el texto entero, tratando de recordar cada vez más y más del material. Aprender por conjuntos es más fácil cuando existe un argumento o una continuidad de fácil recordación o a lo largo de toda la obra. De este modo, cuando estés memorizando un poema, no sólo te pueden ayudar las imágenes mentales que te sugiera, sino también el ritmo y la rima del poema. Utiliza tu imaginación para llevar cada línea del poema a tu mente.

Recientemente he oído a uno de mis hijos recitar un «poema» similar al que aparece más abajo. Léelo despacio con objeto de que puedas recordarlo entero. Trata de crear imágenes en tu mente que te ayuden a recordar cada una de las líneas durante tu primera lectura.
 

En tierras del norte, de verdor lujuriante,
una pulga incordiaba a un enorme elefante.

El pobre paquidermo se quejaba lloroso:
«¡Busca alguien de tu talla, díptero asqueroso!»

 

El poema sugiere algunas imágenes que te podrían ayudar a recordar las líneas del poema. Por ejemplo, la primera línea puede evocar la imagen de un mapa con grandes zonas de verde arbolado y praderío en la parte norte. La segunda dibuja la imagen de una minúscula pulga encaramada en el inmenso corpachón de un elefante y la tercera un raudal de lágrimas cayendo de los ojos del elefante. Las imágenes de las tres primeras líneas llevan a la cuarta línea que llama la atención hacia la diferencia de tamaño entre las dos criaturas y la paradoja de la pulga haciéndole daño al elefante.

Probablemente te dará cuenta de que después de haber leído una o dos veces el poema mientras pones estas imágenes en tu mente, tendrás muy poca dificultad en recitarlo. Como en este ejemplo, aprender en conjunto se acomoda particularmente bien para memorizar poemas, charlas y otras piezas de trabajo que tengan un tema unificado.

AGRUPAR Y RIMAR


Director del Portal:
Abel Cortese
---------------------------
Capacitación y entrenamiento gratuitos
Para estudiantes, docentes,
ejecutivos y profesionales


Más de 1000 páginas
Artículos, cursos, técnicas,
tutoriales, ejercicios, materias


Para todos los países
de habla española

* Dominar herramientas 
eficaces para estudiar.
*
Eliminar toda dificultad 
en el aprendizaje.
*
Ahorrar tiempo para dedicarlo a otras actividades personales o aprender más cosas en el mismo período.
*
Recibirse en un tiempo 
menor al pensado.
*
Contar con nuevos métodos
de trabajo intelectual.
*
Desarrollar habilidades emocionales.


Cómo
aprovechar
este sitio







 
 
 
smpc
 

ARTÍCULOS

Habilidades Sociales,
Comunicación efectiva,
Educación de
las emociones;
Coeficiente de éxito
Autoestima

 



 
 
 
 

EL SER HUMANO QUE ESTUDIA Y DESARROLLA SUS APTITUDES INTELECTUALES Y EMOCIONALES, TIENE MÁS POSIBILIDADES DE PROGRESO EN LA VIDA,
Y OBVIAMENTE HABRÁ DE SENTIRSE MEJOR CONSIGO MISMO.

Contacto


Técnicas | Memoria | Comunicación | Lectura Veloz | Inteligencia | Investigación | Comprensión de textos | Vocabulario